Vivo con mi novio y viajo bastante a menudo por trabajo. Cada vez que estoy fuera, me porto mal. Es como si me convirtiese en otra persona. Hace poco fui a una feria súper importante en Londres y llamé un antiguo profesor de la universidad. Quedamos para cenar y no nos habíamos visto en más de 5 años, y había una tensión brutal. Siempre me había intrigado sexualmente este profesor, me acuerdo de sus clases aburridas y como intentaba distraerle…. ahora con una copa de más, me parecía irresistible! Estuvimos en un pub charlando cuando de repente sonó la campana y nos echaron. Era tarde para ir a otro sitio y tenía una reunión la mañana siguiente. Me acuerdo de besarlo con pasión en la cola de los taxis y me metía mano… bueno más que besar nos devoramos las caras… me lo estaba pasando de puta madre pero una voz interior me decía de parar y volver a mi hotel ya estaba bastante borracha. Al final me aparté y le miré en los ojos y le decía; “Un día tu y yo follaremos…” y subí en un taxi y me fui. Me desperté el día siguiente con una resaca terrible pero me reía sola como una loca recordando la noche anterior. “Sólo” eran unos besos pero me siento que me he portado muuuy mal, supongo que es porque me dejó con ganas para una repetición. En noviembre tendré otro viaje a Londres y no paro de pensar en mi profesor antiguo y como sería follar con él.

Confesión relacionados
soy un chico...