Mi mujer no entiende mi fascinación por el pie femenino, así que me veo obligado a visitar prostitutas que me dejen adorar sus pies. Me pone chuparlos, lamerles y a veces hacerles cosquillas…

Confesión relacionados
soy masoquista