Estubimos con unos amigos en un concierto de garage rock, en una sala pequeña de una pequeña ciudad, antes de entrar cenamos y nos tomamos unos cuantos vinos y para entrar entonados varios espirituosos, bueno entramos y en la barra cada cual pidió lo que le apeteció, y nos fuimos colocando para oir-ver la actuación. La sala tiene poca capacidad pero dejaron entrar a tanta gente que no nos podiamos casi mover de lo apretados que estabamos. Yo me coloque detrás de una amiga de nuestro grupo, empezó el grupo a tocar y todo el mundo a intentar moverse y bailar, mi amiga tiene un cuerpo de infarto y un culo espectacular y este coincidió justo delante de mi bragueta, con el roce y el movimiento mi pene entró en erección y sin cortarme un pelo me fuí frotando poco a poco y cada vez más a fondo contra su culo. Al principio creí que me rehuiría ya que estaba mi esposa detrás de mi algo más apartada, pero le interesó el baile y el frotamiento. Cuando había aplausos o barullo de gente que se movía yo también aprovechaba para manosearle el culo sin ninguna vergüenza a lo que ella no se oponía. Estubimos jugando así como media hora, y mi excitación era tan grande que le susurré que se fuera hacia el baño discretamente, creí que no lo haría, pero a los cinco minutos hizo un gesto a su marido y amigas y vi que se iba al wc, yo aprovechando el bailoteo me fuí escabullendo y acabé llamando a la puerta pensando que no se abriría, pero si abrío un instante y primero negandose e interponiendose en la puerta, yo empuje con fuerza y ya sin mucha oposición entré, la cogí por detrás, apoyó sus manos en el lavabo, le baje los pantalones y sin preliminares de ningún tipo saque mi polla y se la introduje en su sexo completamente mojado, la bombeé durante unos tres minutos, ella preocupada por si venía alguién, pero moviendo su explendoroso culo ante mis embestidas, acabamos los dos a la vez, nos subimos los pantalones, salí yo primero ella tardó un poco más. Los demás seguian ahí bailando y sacando fotos, ella se volvió a colocar delante de mi, y ahí seguí frotando cebolleta hasta que acabó el concierto. Nos tomamos una copas todos juntos ella y yo ni nos miramos, todo normal.

Confesión relacionados
el celular de mi esposo