Llevaba 24 años sin fumar, lo había dejado en torno a los 30, pero ocurrió que me empecé a colgar de una tia que fumaba y con estito, no sé si entendeis lo que digo. Poco a poco fuí acercandome a su vida, halagandola y mirandola cuando fumaba. Un día le dije “invitame a una calada” y me ofreció sin dudarlo su cigarro recién encendido y con el carmín de sus labios brillando en la boquilla, creo que lo que más me excitó fue saborear el carmín y la posibilidad de que su lengua hubiese tocado esa parte del cigarrillo, me puso muy cachondo, y sin querer empecé a practicar el dame una calada. Pronto empecé a fumar sus cigarrillos, a lamerles el carmín, a mojarlos con mi saliba, cuando se los devolvía la observaba y creía percibir que ella también los degustaba igual que yo. Esa fué mi manera de hacerle el amor durante un tiempo, delante de amigos, parejas, familia, etc. Yo creo que ella también me hacía el amor a mi de esa manera. A veces tengo la oportunidad de verla como fuma a solas, la postura que adopta con los brazos, con las manos, su cabeza, su cara, su pelo, su mirada……. Cuando exhala el humo con placer, sabe que yo la estoy mirando y sé que la pone cachonda y también ella sabe que cuando acabe su ritual yo me aparto y me masturbo hasta la extenuación.
Ella volverá a repetir su ritual, para mi y para quién “sepa”……………………….

Confesión relacionados
mi ex cuñada y su pareja