Hace poco compré una moto, para montarmelo yo solo y porque jamás había tenido moto. Debo aclarar que no soy motero ni me interesa. Bién tras controlarla y hacerme con ella, empecé a moverme por ahí para relajarme. Un día estando un grupo de gente amiga en una terraza, llegué y al bajarme de ella, sobre todo las chicas, ay que güay con la moto, podias darme una vuelta, en fín lo tipico. LLevé a unas y a otras a hacer unas vueltas más o menos cortas. Pero con una de las tias, era verano y estaba en shorts, me pasó la sensación más deliciosa de los ultimos tiempos. Se subió detrás de mi y se agarró a mi cintura y yo empecé a notar su sexo rasurado en la parte baja de mi espalda, estaba en camiseta y fué total, ella al hacer yo tonterias de acelerar y frenar se me pegaba más y más y su coño se restregaba contra mi espalda y mi pene se puso erecto. Paré en la orilla y simulando un ruido raro me quité el casco y le pregunté a bote pronto ¿pero tú sabes como que me estás poniendo? ella sin cortarse un pelo dijo: si lo sé y se te nota, riendose. Sube le dije, nos pusimos los cascos, y antes de arrancar le puse las manos agarrandome la polla, y empecé a acelerar y ella a frotarse y frotarme. Eyaculé en los pantalones, poco antes de llegar a donde estaba la pandilla. Al bajarnos, todos comentando, joder que lejos, cuanto habeis tardado, yo dije que si un ruido raro etc, ella callada, me fijé en sus shorts y estaban mojados.
Me encantó la experiencia,

Confesión relacionados
Adicto al sexo