Pues sí, soy bisexual. Tengo 40 años y me gustan tanto los hombres como las mujeres. No tod@s, obviamente. No ha sido algo que haya pasado de repente, sino ha sido el resultado de un proceso gradual de exploración de mí mismo y de aceptación gradual del hecho.

No es algo que oculte por que me avergüence, sino pura y simplemente porque las pocas veces que he tenido la mala idea de compartirlo con personas allegadas a mí o no lo han entendido o directamente me han tachado de libertino y, como es de suponer, de todos tópicos habituales en este tema. Es una pena que no lo entiendan. Pero ese es su problema, no el mío. Yo soy feliz como soy. No sufro, salvo cuando me topo con alguna cerrazón mental. Entonces, sólo tengo unas ganas de abrirle los horizontes a martillazo limpio.

Y eso que no saben de mis otros secretos. Soy como la caja de Pandora, una vez abierta…

Un saludo

Confesión relacionados
La vendedora