Adoro tus brazos, tus hombros, axilas, codos, antebrazos, manos, todas las partes de ellos. Comencé a incomodarte. a atacarte, a pedirte sin remilgos que me los dejaras acariciar, lamer, besar y sobre todo oler. Tú extrañada, no sabías porque nunca te lo habian pedido, que cosas tan raras, acostumbrada a lo normal, a lo convencional, a lo común. Sé que te sorprendí la primera vez cuando pidiendote la mano, la olí concienzudamente por todos lados, la lamí toda, con mi lengua en la palma de tú mano se que te hice vibrar, nunca lo reconocerás. Introduje tus dedos en mi boca, chupé su sabor hasta lo más profundo, tus manos grandes, hermosas, poderosas, naturales sin aditamentos, añadiduras, tus bellas manos. La piel de tus brazos, ese olor a vida, a trigo maduro, el bello que cogiendolo con mis labios tantas veces sorbí, tus codos en mi boca, mi lengua lamiendotelos con placer extremo. Tus hombros, hermosos, fuertes, orgullosos, sé que nunca te los han olido, lamido, besado, husmeado? de esta forma tan extraña?.
No sé porque nunca me dejas olerte las axilas, ese miedo ridiculo a que pueda entrar y oler tu alma, no lo entiendo.
Tú sabes que te amo y me deshago de placer cuando me permites acceder a tus brazos, a cada centimetro de ellos.
Nunca entenderé porque no reconoces que es lo más placentero que te ha pasado, sé que te has derretido de gusto muchas veces cuando mi amor les he dedicado.
Eres muy orgullosa y llena de prejuicios, el sexo también está en esta parte de tu cuerpo.
Pero, acostumbrada como estás a que te ataquen hombres polla, yo sé que soy un tipo raro, pero insisto adoro tus brazos.

Confesión relacionados
Soledad, matrimonio, deseo y encarcelado amor libre...