Vivo con mi novia desde hace algún tiempo. En un principio la vida sexual era genial, pero de unos meses para acá podemos durar semanas sin tener sexo. Primero creí que era por su trabajo, y ahora cada que intento hacerlo con ella pone pretextos o de plano se queda dormida. Comencé por masturbarme, y noté que mi vecina no está para nada mal. Entre los juegos de miradas me dí cuenta de que no le soy indiferente, así que terminamos follando. Resultó que ella tiene el mismo problema que yo, así que por las tardes cuando estamos solos y “nos necesitamos” tocamos la pared que nos separa cinco veces con el puño, es nuestra señal.
Y mi vida en pareja, de lo lindo!

Confesión relacionados
Mi adicción a las chicas escort