Quiero confesar mi doble vida. Tengo 38 años, casada y hace 2 años conocí a una persona por internet con quien ahora me llevo muy bien, luego de algunos meses me deje seducir de una idea para mi desconocida. Me habló del estilo de vida swinger, la idea me intrigó y más cuando él me propuso ser su compañera para swinger y trios. Desde entonces han pasado pocos meses, aunque son pocas las veces que he podido participar de estos encuentros, confieso que me gusta y disfruto. Las cosas con mi marido van bien, estoy segura de mis sentimientos, pero soy sincera, disfruto más del sexo con otros…