¿ Cuál es es tu doble vida?
Convivo con dos mujeres diferentes desde hace catorce meses. No estoy casado con ninguna de ellas. Las dos tienen hijos pequeños de relaciones anteriores. Cuando digo ‘convivo’ quiere decir que, de alguna forma, ambas se sienten únicas porque tengo enseres personales en su casa. Es decir, que vivo en dos casas diferentes. Además, lo hago en un pueblo pequeño, Estepona, en Málaga.
¿ Cuándo empezaste a vivir una doble vida?
De alguna forma siempre he llevado una doble vida. Por un lado, la vida laboral o ‘pública’, con relaciones de un determinado tipo, y otra ‘privada’ completamente distinta. Hasta el punto de que siempre he tenido una casa alquilada, un pequeño estudio barato, como alternativa a la vivienda que compartía con alguna de mis parejas. casa que, por cierto, nadie conocía, más allá de romances esporádicos, sexo de una noche o cosas similares. Ni siquiera mis amigos más cercanos sabían esto.
¿Tu doble vida es algo que has buscado voluntariamente o ha sido algo que ha surgido / has descubierto de forma natural?
Es algo que he buscado conscientemente. Tener un espacio privado lejos de las miradas de los otros. Pero por otro lado, me gusta, quizá sea más exacto decir que ‘necesito’, tener algo que pàrezca una pareja.
¿Tu necesidad de vivir esta forma de vida será porque te falta algo en tu relación/vida oficial?
Obviamente. La pasión, el frenesí, el verdadero deseo de estar con otra persona, se diluye cuando se convive de una forma constante. Tener una doble vida, conservarla, mantener el contacto, mantiene viva esa llama, por lo menos desde mi parte. Sexualmente también, el desgaste de vivir una única relación o tener una única vida pasa factura.
¿Has notado algún cambio en tu relación/vida oficial desde que llevas una doble vida?
Sí. Obliga a un esfuerzo por conservar lo que tienes, la relación que has construido durante tiempo, a mantener viva la llama de la pasión. Hay más respeto, es decir, de la misma forma que yo tengo una doble vida, la otra persna puede tenerla y yo no saberlo. Yo no hago demasiadas preguntas, así evito que la otra persona tenga que mentir. Y yo, con mi actitud, elimino la posibilidad de que la ‘vida oficial’ sospeche que la engaño o la oculto.
¿Hay momentos en tu vida normal cuando te sientes culpable?
No, nunca. Pienso que no hay nada mejor que estar con una persona porque realmente quieres hacerlo, en mi caso porque tengo la posibilidad de un plan B. Disfruto más de los instantes que paso, ya sea con una, ya sea con la otra, porque gestiono mi tiempo. No evito el conflicto pero sí trato de resolverlos.
¿Hay momentos / situaciones en tu vida normal cuando te da morbo tener este secreto?
No, en absoluto. Tengo clarísimo que, en el caso de ser descubierto, ya sea por una o por otra, perdería mi credibilidad, amistades, etcétera. Sería como lanzar una bomba H. No estamos hablando de una relación episódica, sino de dos personas que se creen la ‘única’ persona que ocupa mi corazón. Hay que tener en cuenta que miento, sobre cosas en el fondo banales, pero miento. No lo hago respecto a mis sentimientos.
¿ Crees que escondes bien tu doble vida?
Sí. Sigo una máxima: no permitas que tu mejilla izquierda sepa lo que hace la derecha aunque ambas se sienten juntas.
¿cómo cambia tu personalidad en tu doble vida?
No cambia demasiado. Sigo siendo la misma persona. No soy de una forma con una y de otra disferente con la otra. No hago cosas exóticas con una que no hago con la otra. Refuerza mi capacidad de memoria para saber qué no hice con una y qué hice con la otra, pero no me convierte en Jeckyll y Hyde ni mucho menos. Ambas pasan por ser buenas amigas mías y sólo el círculo más cercano de cada una sabe que tenemos una relación de pareja. No soy muy efusivo en público, ni con una ni con la otra o no más allá de los parámetros que ambas consideran normales.
¿Cuál ha sido tu descuido más grande?
En un viaje que hice con A, paramos en la carretera y practicamos sexo bajo las estrellas. El coche era de una amiga de B. Cuando regresamos, A y yo nos separamos, le dije que tenía trabajo fuera del pueblo en el que vivo. Al llegar a la casa de B, en el maletín en el que llevo el ordenador portátil, había un tanga en uno de los bolsillos interiores. A usó mi portátil pero afortunadamente n vió el tanga. Durante unos segundos, ideé una excusa improbable que no tuve que usar. Después estuve pensando en lo que nos pudiéramos haber dejado olvidado en el coche. Afortunadamente no sucedió nada.
¿Qué crees que pasaría si te descubrieran?
Una bomba de hidrógeno. Las dos se sentirían engañadas, frustradas y su círculo de amigos, con el que mantengo una buena relación, desaparecería. Las dos me echarían el mismo día de sus casas.
¿Te da miedo?
No. Es obvio que puede suceder. Si me lo preguntan abiertamente, es decir, si A me pregunta si tengo una relación con B, o B me hace la misma pregunta, no las mentiría. Estoy preparado para cualquier pregunta, sólo hay que hacer la correcta pero yadigo que en mi actitud con cada una de ellas no hay nada que les empuje a pensar que estoy traicionándolas o engañándolas.
¿Vale la pena correr el riesgo? ¿Por qué?
Sí. Es saludable. mantiene en forma, física, emocional y mentalmente. Es prácticamente imposible que una sola persona nos de todo lo que necesitamos, cubra todas nuestras necesidades y expectativas.
¿Hay momentos en que te apetece dejar de tener una doble vida? ¿Cómo son estos momentos?
Sí, pero tiendo a la soledad. Es decir, todo o nada. No se trata de escoger. No es, me quedo con A porque es mejor que B o a la inversa. A yB son personas diferentes y cada una de ellas es un mundo en sí misma. Abandonar la doble vida supone, en mi caso, abandonarlas a las dos.
¿Qué consejo darías a una persona que está considerando llevar una doble vida como la tuya?
Que sea honesto. Que no trate mejor a una persona que a la otra. Que trate de mentir corrctamente, es decir, no prometer cosas que realmente no puedes hacer, no decir frases que no sientes, no dar besos que no te apetece dar. Hablar mucho.

Confesión relacionados
Entrevista: La doble vida de un hombre casado