Soy casada, tengo 34 años y el año pasado me entregué 3 veces a un viejo que vive en el estado vecino; yo viajé a verlo, y vi cuando nos encontramos la gente nos miraba porque él es viejo y feo y yo soy muy bonita, nalgona y tetona. Pero ese viejo me sometió en la cama, me penetró tan fuerte con su verga grande, enorme. Me cogió como a su puta.

Confesión relacionados
las bragas de mi compañera de piso