Desde que tengo memoria, me gusta robar, y que mejor que el dinero. Desde que tenia unos 8 años lo hago, empezaba con robar dulces a mis compañeros, algunas monedas a mi mamá o a mi papá, plumas, plumones, cosas sin importancia, pero que cuando las veía las quería y las necesitaba para mi. Mi motivo siempre ha sido por falta de dinero, no soy una persona de bajos recursos pero tampoco soy rica. Toda secundaria, toda preparatoria y toda la carrera robé mucho dinero, y siempre a mis amigos más cercanos e incluso a mis papás. Siento mucha vergüenza, pero no puedo detenerme, a veces no necesito el dinero pero el puro impulso de saber que en una bolsa hay dinero y que puede ser mío me hace sentir bien, me llena de emoción y yo se que está pésimo, pero les juro que no puedo dejar de hacerlo. He parado por mucho tiempo pero siempre vuelvo a recaer y lo que me llena de miedo es que ya sospechen de mi o que un día me cachen, la verdad no sé que haría.
Si saben algo que pueda hacer para poder detenerme por favor díganme, estoy desesperada.

Confesión relacionados
Relato de mi juventud