Soy hombre, tengo 48 años y estoy hace 15 años casado. Mi secreto es que me gusta irme de putas. Eso si: soy muy exigente con ellas. Tienen que estar muy buenas, bonita cara. Si no, no me las follo. Tengo un par de burdeles donde me gusta ir porque hay variedad de putas de todas las nacionalidades y razas. Me gustan las blancas. Me he follado a asiáticas y negras, pero prefiero las blancas. Mis últimos encuentros han sido con unas putas 30-añeras de diferentes países. Una rusa que está de película, que es la que más me gusta, es la que más placer me ha dado. La conozco hace unos 3 años. Desde hace 4 meses follamos sin condón. Se dio. No fue premeditado. Era una época en la cual nos veíamos casi 3 veces por semana y en uno de esos encuentros fumamos un porro, tomamos unas copas de champán y fuimos al grano. Me la chupó con detenimiento, como ella sabe que a mi me gusta y, después de acariciamos y besarnos durante mucho tiempo, introduje mi pene dentro de ella lentamente. Al principio me miró seria, como si quisiera protestar o decirme algo, pero me sonrió dulcemente, levantó sus piernas y me dejó hacer. Sus caderas tomaron la iniciativa y el porro y el alcohol no permitieron que pudiera controlarme. eyaculé intensamente dentro de su vagina y nos quedamos abrazados un rato largo. Nunca hablamos del tema, pero desde ese día lo hacemos sin condón. En nuestro último encuentro, hace dos días, hicimos un 69 muy agradable. Con mi lengua exploré su vagina mientras ella me la chupaba sobre mí. Tuvo un orgasmo bastante intenso; a pesar que sé que no era cierto, que estaba gimiendo, debo reconocer que me excitó mucho con sus gemidos. Luego ella tomó la iniciativa, se puso en cuatro patas delante mío e introdujo mi erecto pene dentro de sí. Lentamente al principio y cada vez más rápido e intensamente, me hizo eyacular como pocas veces en mi vida.
La otra puta que veo a menudo es de Letonia. Una mujer esbelta de piernas largas, tetas grandes y gafas (creo que no las necesita para ver, que solo se las pone en plan secretaria). A esta nunca me la he follado, porque siempre me hace acabar en su boca antes. Le gusta sentarse al borde de la cama y chuparme el pene firme, pero lentamente. Primero sin intensidad, sin chupar realmente, como si estuviera distraída. Lentamente empieza a incrementar la fuerza de succión y la velocidad de penetración en su boca hasta que exploto sin control. Maravillosa mujer. El otro día conocí a una puta austríaca, con un culo espectacular. Esta mujer me hizo temblar con sus caricias y masaje antes de sentarse encima mío y follarme como una loca. Qué placer. De esta contaré algo pronto.

Confesión relacionados
Mi esposa, me somete..!!!