Tengo 42 años, felizmente casado desde hace más de diez, tengo tres hijas y una mujer hermosa que es la envidia de muchos hombres. Practicamos el sexo unas tres veces a la semana, a veces pueden pasar dos semanas sin tocarnos, otras cada día, según…

A parte llevo una vida sexual (parafílica) paralela. Necesito masturbarme cada día, una media de dos veces al día, aunque pueden ser cuatro o más. Sin disfrutar demasiado de la masturbación voy a buscar la eyaculación para sentirme bien, una manera de liberar energía, de relajarme. Utilizo diferentes vías para llevarlo a la práctica: la imaginación, la pornografía, objetos

Imaginación
Recurro a situaciones vividas, imaginadas o vistas. También muchas veces cuando estoy con mi esposa imagino que es otra persona. Entre las fantasías más recurrentes hay: sexo en grupo o intercambio, sexo con una chica conocida y sexo con un transexual o un hombre (debo decir que no me atraen los hombres, me considero cien por cien hetero, sin embargo tengo mucha curiosidad por los penes.)

Pornografía
Internet ofrece una gran variedad de formas de pornografía. Además de poder encontrar mis perversiones particulares he descubierto otras. Como el 90% de los hombres -supongo- dedico una parte de mi tiempo a  recorrer las webs porno. Cargo, apunto y disparo. Mi mujer lo sabe, me ha sorprendido más de una vez, no le gusta y ahora las miro a escondidas.

Confesión relacionados
Travestis, mi pasión oculta

Objetos
Soy un fetichista nato de la ropa interior femenina, es una tendencia anterior a la adolescencia. Encontrar unas braguitas es una de las mejores cosas que pueden pasarme para alegrarme el día. Poder tocarlas y sobretodo olerlas me produce un placer inimaginable, me transportan al paraíso, las uso para masturbarme y eyacular. Curiosamente no siento casi ninguna atracción por la ropa de mi esposa…

Evidentemente no es cada día que puedo encontrar unas braguitas (medias, sostenes…) pero en su defecto tengo más facilidad en conseguir protegeslips usados. En mi oficina y otras que frecuento los lavabos son mixtos y puedo encontrar compresitas bastante a menudo Busco las que no estén manchadas de menstruación, que contengan restos de flujo, puro olor femenino.

Me he convertido en un buscador experto de estas prendas, casi puedo distinguir los diferentes olores. Y no sólo en las oficinas que frecuento, a veces me he aventurado en otros sitios (bibliotecas, casas de amigas, etc.) simulando equivocarme de baño. Cuando tengo la prenda me masturbo directamente en el baño oliendola o me la llevo para masturbarme en el coche o en casa tranquilamente. En más de una ocasión las he utlitzado estando con mi mujer, sin que ella lo supiera yo olía el salvaslip mientras ella me hacía una felación debajo las sábanas. Si se enterara le da un ataque o me mata directamente con lo pulcra que es…

Confesión relacionados
secreto webcam

Esta obsesión ha llegado a tal punto que tengo una libretita donde voy anotando el dia y donde he encontrado la prenda (y de quien podria ser).

¿INFIDELIDADES?

En los doce años que llevamos juntos, he estado dos veces con una profesional y he tenido dos encuentros homosexuales.

Lo de la profesional ha sido en algún periodo de tensión o de decaimiento. Un masaje erótico con final feliz no lo considero una infidelidad, sé que a mi pareja no le gustaría, pero para mi es un encuentro sin importancia, sin ninguna implicación, con alguien que no veré nunca más…

El encuentro con un hombre creo que ha sido por querer llevar a cabo una fantasía. Tanto ver gravaciones de mujeres guapas que se vuelven locas por comer un pene me ha llevado a querer emularlas.

Lo único que me atrae de un hombre es su pene erecto: concentración absoluta del placer. Mis aventuras han sido concertadas a través de un anuncio en la red. Las dos con un hombre casado, una vez automasturbación mútua y otra felación mútua. Estas experiencias me han llevado a descubrir que hay más hombres con esta tendencia de lo que suponía, y que un encuentro homosexual es mucho más fácil de realizar que uno de heterosexual.
Tampoco esto lo considero una infidelidad, puesto que se trata de un encuentro puramente físico, como podria ser un masaje, sin ninguna otra implicación.

Confesión relacionados
Yo, transgenero

Total que detrás de una apariencia de padre de familia modélico, de apariencia asexuada se esconde un pequeño infatigable perverso que a veces prefiere masturbarse con unas bragas anónimas que hacer el amor con su mujer. Patético pero el sexo es así de irracional.