A mis 62 años, llevo 4 años viuda y desde que me quede sola, sin hijos, canalice mi soledad en el club, me dedique de lleno a mi pasión, la natación y complemento con GYM, mis días son rutinarios, dedicados al deporte, libera mi mente y logicamente mantiene mi cuerpo, decia mi difunto marido que era envidiable y lo compruebo cuando siento las miradas de los hombres.
Fue en el club, que comence a conversar con un joven de casi 40 años, practicaba tambien natación y coincidiamos en horarios, naturalmente comenzaron los saludos y algún que otro comentario sin importancia, en realidad nada relevante, pero una tarde, al regresar a mi casa, me encontre con el en la puerta del club, llovia copiosamente y se ofrecio llevarme con su auto, acepte y en el breve trayecto conversamos, nos despedimos, le agradecí la acción y se fue.
A los pocos días, volvimos a coincidir al salir, nos saludamos y sin darme cuenta comenzamos a caminar hacia mi casa, el me acompañó, conversamos y al llegar al edificio deonde vivo, se despidió al mismo tiempo que me invitó a presenciar una obra de teatro, sorprendida le dije que podria ser y me dijo que el jueves por la noche, podria pasarme a buscar y llevarme y así quedamos.
El jueves en el horario acordado me paso a buscar, fuimos al teatro, disfrute mucho de la obra, maxime que hacia mucho tiempo que no tenia una salida y luego me invito a cenar, fuimos a un restaurant cálido y concurrido, cenamos conversando animadamente, deguste un exquisito vino que el mismo eligió y luego de un café, slaimos en busca de su auto.
En el trayecto me ofreció su brazo, lo acepte pues me di cuenta que el alcohol, me habia mareado un poco, caminamos, conversamos y mucho me hacia reir, una ves en el auto partimos hacia mi departamento, sus halagos cada ves me agradaban mas, en un determinado momento, detuvo el auto, posó su mano mi hombro y comenzo a elogiarme, por mi belleza, por mi caracter y mi muy buena onda, sorpresivamente, acaricio mi pierna y suavemente beso mis labios.
Me quede helada, solo mi esposo me habia besado, nunca mas habia tenido contacto con otro hombre, tuve ganas de salir corriendo pero por otro lado habia sido tan tierno y sorpresivo que solo atiné a sonreirle, inmediatamente volvio a besarme, sentí su lengua en mi boca y le correspondí, creció la pasion de sus besos y cuando me di cuenta sus manos estaban acariciando mis pechos, me sentí transportada a otra dmensión, el susurraba entre besos algo que no entendí, mi cuerpo comenzo a vibrar y mis sentidos a perderse.
De pronto me dijo de ir a otro lugr no tan expuesto como la calle, alcance a razonar y le dije que si, puso el coche en marcha y fui buscando en mi cartera las llaves de mi departamento, realmente queria estar en un lugar mas intimo y volver a sentir sus besos y caricias, sin embargo salio de la avenida y tomo por una calle transversal, ingresando a un hotel alojamiento, me sobresalte pues nunca habia concurrido a uno, ahi tome conciencia que mas que besos, buscaba sexo, me asuste y mi intención fue decir no, pero el auto ya se habia ndetenido en una cochera y el gentilmente abrio lapuerta y me ayudo a bajar.
La habitación era grande, tenia un jacuzzi, una inmensa cama, grandes espejos, pantalla plana, juego de luces y en un rincón una mesa, dos sillas y en una especie de pedestal, imagine como una decoración que no entendia, un caballito, como los de las calesitas, o al menos parecido, busque el baño y me encerre en el, asustada, pensando en como habia llegado alli, sabia como seguiria el encuentro, pero sola me habia metido en semejante brete, suspire profundamente y decidi salir y explicarle que nunca habia estado en un lugar así y que consideraba que tampoco era el momento.
Al salir me tope con el, me rodeo con sus brazos por la cintura y me dio un beso lleno de pasión, su lengua busco la,mia, me succiono toda la boca, sentia su lengua entrando y saliendo de mi boca, sin darme cuenta le fui correspondiendo, sus manos comenzaron a acariciar mi cuerpo y sentia que mi ropa se despegaba de mi cuerpo, me fui relajando, dejarme hacer al mismo tiempo que mi cuerpo temblaba y disfrutaba de sus caricias, así llegue a la cama, totalmente desnuda y con sus caricias que cada vez me ponian mas caliente, senti su cuerpo desnudo junto al mio, su boca no se despegaba de la mia, sus manos acariciaban mis pechos y sus piernas separaron las mias, senti la punta de su miembro en la entrada de mi vagina, ahi me di cuenta lo mojada que estaba y de golpe la sentí entrar, un poco primero que me arranco un gemido de placer intenso, la movio suavemente e imprevistamente la metio toda de un golpe, ya no me pude contener, mi vientre se volvio loco, mis sentidos se agudizaron y en breves instantes senti el fuego que me bajaba desde el vientre y tuve un inmenso y maravillosos orgasmo.
Se echo a mi lado y con mucha delicadeza, me besaba el cuello, los brazos y sus manos recorrian mis pechos, pense en lo maravilloso que fue, breve pero intenso, supse que el habria quedado tambien satisfecho y que ahora nos vestiriamos y saldriamos, pues no habia mucho mas que hacer, al menos la experiencia con tantos años con mi esposo, asi me lo indicaba.
Nunca estuve tan equivocada y jamas supuse las cosas que vendrian, lentamente se fue acomodando sobre mi, sus labios comenzaron a rozar primero mis pezones, su lengua los acariciaba, sus manos me acariciaban y lentamente fue bajando besando mi abdomen, mi vientre y con pavor sentí su boca acercarse demasiado a mi vagina, me sobresalte y lo detuve, levanto su cabeza y me pregunto si nunca habia sentido la boca en la vagina, horrorizada le dije que no, me pregunto si alguna vez yo habia tenido un pene en la boca y le dije que jamas y que como se le ocurriria meterlo ahi y con total desenfado me pregunta si alguna vez me habian penetrado por el ano, por supuesto que no le conteste, con mi marido haciamos el amor, como corresponde, se rio y solo me contesto que esa noche conoceria de los placeres que me habia perdido.
Bajo su cabeza y senti su boca sobre mi vagina, su lengua en los labios, subia al clitoris y buscaba penetrarme, intente apartarlo y no pude, fui sintiendo como su lengua recorria mi vagina, comence a sentir unas sensaciones placenteras, que nunca habia sentido, su saliva comenzo a mezclarse con mis fluidos, me moria de verguenza pero al mismo tiempo el placer de sentir su lengua me superaba, comence a jadera, mi vientre comnzo a moverse, cada lenguetazo me desesperaba y comence a querer que me volviera a meter su pene, sin dejar d e pasar su lengua, me pregunto si me gustaba, no pude mentir y le dije que si, me pregunto que era lo que me gustaba y le conteste sentir tu lengua en mi vagina, me dijo que así no se decia, que debia decir que me gustaba como me chupaba la concha, me quede pues no podia aplicar esos términos, mas propios de una prostituta y yo era una señora decente, que solo disfrutaba del sexo en la intimidad, sin embargo insitia y seguia moviendo su lengua, casi a los gritos consiguio su cometido, mientras mi cuerpo se retorcia de placer, le dije que me encantaba que me chupen la concha, senti su risa y mermó su movimiento, se hizo mas suave y yo comence a desesperarme pues queria que siguiera como hasta ahora, en mi desesperación no me habia ndado cuenta que habia introducido un dedo en mi ano.
Asi me tuvo un buen rato, yo desbordada de placer, placer que jamas habia sentido y cada vez que sentia que llegaba a un orgasmo, el detenia sus movimientos y me dejaba con las ganas, se paro de golpe, me pidio que me sentara en el borde de la cama y su pene erecto ybastante garnde lo puso frente a mi cara, me tomo de las mejillas y apoyo su punta en mis labios, me dijo que abriera la boca y yo no quise, supongo que mucha resistencia no opuse pues me tomo de las mejillas, empujo y tuve su pene en mi boca, me dijo que lo acariciar con los labios, con la lengua y que cuide no rozarlo con los dientes, yo no sabia que hacer con el en la boca, al principio me precio asqueroso, pero al sentirlo duro, tibio y con mi saliva que lo lubricaba lo comence a succionar como el me indicaba, al rato se ve que lo hacia bien pues el comenzo a gemir y mover el vientre, otra vez me pregunto i me gustaba y le dije que si me gustaba sentir u pene en la boca, nuevamente me dijo que así no se decia, que debia decir que me gustaba chupar pijas, esta vez no lo hice esperar demasiado, jadeaba cada vez mas fuerte, su vientre cada vez se movia mas, me la metia en la boca con mas fuerza y velocidad y para que sienta mas placer, le dije lo que queria escuchar, que si me gustaba chupar pijas, me sujetó mas fuerte la cara, me la puso mas adentro y de golpe sentí en la entrada de mi garganta un liquido que me entraba, quise sacar la cabeza para atras y el con sus manos me lo impidio, l mismo tiempo que me pedia que trague toda la leche que su pija me dejaba en la boca, no podia retirar mi cara, su pija seguia scupiendo semen dentro de mi boca, comenzo a chorrear por los bordes e mis labios y cerrando los ojos, como si eso mimetizara algo, trague de una sola vez todo el semen que me habia dejado.
Pense en ir al baño para lavarme, pero me lo impidio, me tomo entre sus brazos y me llevo frente a ese caballito de calesita, que habia en la habitación, me subio y me acomodó sobre el, quede en una posición comoda, mi vientre y mis pechos apoyados sobre el caballito, mis piernas, algo encogidas hacia adelante sobre unos pedalines, mis brazos rodearon el cuello del caballito y mis manos se agarraron de unas manijas, mi sexo quedo expuesto hacia atrás, me pregunto si estaba cómoda, le respondí que si y sentí como sus dedos lubricaban, con un aceite, mi vagina que ya a esta altura del partio y a pedido de el, ya la llamaba sin verguenza concha, sentí la cabeza de su pija entrando en mi concha, resbalaba sola hacia adentro, sin embargo el la mantenia dejando entrar solo la punta, me fue calentando, me fue enloqueciendo y cuando me empujo la mitad hacia adentro, senti entrar tambien un dedo suyo en mi ano, tambien lubricado.
Comenzo a penetrarme, entrando y sacando toda su pija me pregunto si me gustaba y le conteste que si, me volvio a preguntar que me gustaba y le conteste como me penetraba, nevamente me dijo que se decia que me gustaba que me cojieran y se lo repetí sin dudarlo, mi placer fue en aumento hasta que no me contuve y alcance un nuevo orgasmo, me la dejó unos segundos adentro y cuando la saco despacio, me di cuenta que en mi ano habia introducido dos dedos, le dije que no me gustaba (no se porque pues hasta ese momento no me habia dado cuenta y formo parte del placer que me habia brindado solo unos instantes antes), los retiró y senti que mi ano estaba todo lubricado, inmediatamente senti la punta de su pija, en la entrada de mi ano, le pregunte que haria y como toda respuesta solo sentí como la punta me entraba por la cola, me quede quieta. expectante y mas bien temerosa, seguramente noto mi cuerpo tensionado y me pidio calma, que me relaje, que despacito mi culo (asi lo nombro), se iria acostumbrando a la pija,
A esta altura del partido ya estaba entregada, me quede quieta y lo deje hacer, sentia su punta que suavemente entraba y salia, no sentia sensación ni dolor alguno, lentamente comence a sentir como entraba un poco mas, ahi me la dejaba y de a poco la movia para afuera y para adentro con mucha suavidad, un buen rato la tuve así.la saco toda, me volvio a lubricar y me penetro de nuevo, esta vez un poco mas adentro, yo me dejaba hacer, sentia sus movimientos suaves y de pronto, sin aviso y sin piedad, me la puso absolutamente toda, sentí un dolor punzante, quise salir pero la posición sobre el caballo me lo impidio, grite y le dije que me dolia, me dijo que era normal la primera vez, que aguante y que pasaria en poos segundos, igual me dolia, senti toda su pija, grande (al menos mas grande que la única que habia conocido), muy dura que suavemente comenzaba un trabajo de entrar y salir, así fueron unos minutos, el dolor fue cesando, y comenzo una sensació placentera, me dijo si me gustaba, le dije que sí, me pregunto que era lo que me gustaba y le conteste lo que me estaba haciendo, me volvio a preguntar que me estaba haciendo y que lo dijera con las palabras correctas y mientras sentia el placer de su pija entrando, le dije que me gustaba que me cojiera por el culo.
Dijo que mi culo era hermoso, que lo sentia muy suave y muy apretado, tambien me dijo que era muy goloso pues se aguantaba toda la pija, al mismo tiempo que me lo demostraba poniendomela hasta el fondo y arrancandome gemidos de dolor y placer. La saco por completo, la volvio a apoyar en el agujero de mi culo y de un golpe ma la metio toda, repitio la maniobra dos o tres veces mas y me pregunto si sentia como me entraba toda de una, le conteste que si y me dijo que era porque estaba mi culo bien abierto, para que la pija entre sin dificultad y que la seguiria metiendo pues estaba gozando mucho y que seguiria cojiendo mi culo hasta llenarmelo de leche.
Siguio enterrandola durante un buen rato, me pidio que con mis dedos me acariciara la concha y poder sentir un buen orgasmo con la pija en el culo, me lubrico loos dedos y comence a tocarme la concha pasando mi mano por debajo de mi pierna, seguia preguntando si me gustaba, le dije que si y me dijo que ya no habia marcha atras, que ya tenia el culo roto, que ya habia entregado la virginidad del culo y que ahora me haria sacar carnet de puta, que no entendia como en tantos años de casada, nunca me habian chupado la concha, nunca habia chupado una pija y que nunca me habian roto el culo, no se lo dije, pero pense lo mismo, descubri que mi marido en vida, habia sido un total boludo, nunca supo lo que se perdió y lo que me hizo perder, comence a casi convulsionar, llegue al orgasmo con una enorme pija dura enterrada en mi culo, acabe a los gritos, casi me desmayo del placer, eso lo excito mas y me enterraba la pija en el culo con mas fuerza, me volvio a preguntar si lo estaba disfrutando y a los gritos le dije que habia disfrutado de cada cosa que me hizo, que me encanto la chupada de concha que me dio, que me encanto la chupada de pija que le hice, que fue maravillosa la cogida que me dio por la concha y que inolvidable fue la cogida que me dio, rompiendome el culo y que queria que volvieramos a repetir este encuentro, que me calentó muchisimo y que ma habia echo acabar como loca varias veces, pero que fundamentalmente queria volver a sentir que me entierre toda, pero toda su pija adentro de mi culo, fue el punto maximo, exploto su pija dentro de mi culo, sentí con fuerza que escupia todo su semen dentro de mi culo, sentí que me lubrico el fondo del culo y su cabeza casi llegaba a mis intestinos, le pedí que la dejara un poquito mas adentro y el muy hijo de puta comenzo a bombarme nuevamente, me siguio cojiendo el culo por varios minutos mas, volviendomelo a llenar de leche y haciendome gozar como flor de puta.

Confesión relacionados
Fantaseo con su madre y su hermana mientras hacemos el amor