Desconozco las tendencias de la moda, pero hoy mi sirvienta ha venido a trabajar con un vestido a media pierna, negro con medias negras y bailarinas en los pies también negras. El vestido tiene en la espalda una cremallera de arriba a abajo. Como estoy solo con ella en casa mientras cocina he ido acercándome por atrás le aparté su largo pelo la he cogido por el cuello, con sorpresa mayuscula por su parte y sin dejar que se mueva le he bajado la cremallera de un tirón, accedo a su espalda debajo de su camiseta también negra, se la saco de debajo de las medias panty, e introduje mi mano hacia sus bragas rojas, le cogí el culo con todas mis fuerzas y accedí a su sexo violentamente, se lo froté unos instantes, con mi otra mano saqué mi pene de mi cremallera la empujo hacía adelante sobre la encimera y le meto la polla con violencia, ella protesta, bombeo unas cuantas veces ella empieza a mover su culo primero en desacuerdo despúés me vuelve loco, me he corrido en un minuto. Ahí la he dejado creo que a medias. Al poco rato me pone a parir y me dice que no se puede subir l cremallera ella sola y otra vez de vuelta, otra vez me la follo en la misma posición esta vez ella colabora y se rie. Que zorra, sé que se puso la cremallera para mi. Como me voy de viaje un mes al menos ya tengo munición para mi onanismo. Ella lo sabía y por eso lo hizo. Al volver espero cogerla muchas otras veces, sé que le gusta y su buén dinero se gana.

Confesión relacionados
casado pasivo con gusto por los penes