Me animo a escribir para compartir esto que me apasiona, desde hace varios años. Me interesa saber si mi experiencia les pasó o sintieron algo parecido.

Voy a ser lo mas rigurosa posible con la realidad de como se fueron sucediendo las cosas, cuidando los detalles que no vienen al caso .

Soy una atractiva mujer que estoy en pareja y vivimos en Buenos Aires, Argentina en un lindo lugar de la ciudad, Nos conocemos hace unos años y ambos somos muy activos en la cama, nos gusta el morbo y realizar fantasías. Hacemos deporte desde chicos ambos, y nos cuidamos mucho para que no se nos vengan los años encima !

Esto comenzó hace algún tiempo, empecé a animarme y sacarme el gusto de juguetear con el ano de mi esposo. Dedos, juguetes, dilatación y muchos besos y a mi me encantó esta situación. Pasó el tiempo y sus cogidas a mi, son monumentales, alternando con trabajos esmerados en su esfinter. La primera acabada de él dentro mio penetrándome, la segunda yo penetrándolo. Eso se volvió nuestra forma mas habitual de coger. Me deleita ver su cara de goce cuando lo penetro, y me encanta que me regale una acabada especialmente cuando esta en cuatro: primero comienza a gotearle la verga de calentura, mientras yo lo tengo ensartado con el consolador, hasta que él, se la sacude con fuerza o a veces yo lo hago y acaba en lechazos abundantes y no queda nada mas que una pija semi dura goteando, yo lo disfruto de una manera tal que se me hace agua la boca en este momento, es mas que un placer mental, es algo que me sigue volviendo loca y eso que ya lo hemos hecho cientos de veces, con todas sus variantes de objetos y posiciones.

Confesión relacionados
me gustan las putas

Otra cosa que me vuelve loca es tenerlo parado, piernas abiertas, manos contra la pared, con mi arnés y mi dildo ensartado hasta el fondo de su culo entrando y saliendo con fuerza. Cuando estamos en esa posición él antes de acabar curva la espalda hacia adelante, al reves que en la pose de perrito, se curva hacia la pared, se estremece, y recien ahi empieza con su mano a sacudirse la verga, mientras yo pegándome a sus glúteos se lo clavo con fuerza feroz, unos segundos de éxtasis para mis ojos y mente y comienza a chorrear su lechita, siempre abundante. Cuando acaba con el dildo metido hasta el fondo, se lo dejo quieto como una estaca, la leche no le salta sino que le sale a borbollones y chorrea hasta el piso. A veces se la chupo y trago pero ese es mi placer.

Es un momento donde no me siento yo como la sucia que soy, cuando me coje él a mi, sino que siento que él es el sucio pervertido sin límites y eso me re calienta. He probado chuparlo y besarlo con su propia leche, cuando apenas acaba y es mas pervertido que hace unos segundos. A veces terminamos ahí y me masturbo en forma violenta refregándome la concha contra sus glúteos, divinos
y duros que me brinda. Otras veces, el segundo tiempo de la fiesta, me coje él y me hace acabar con los orgasmos mas fuertes que puedo sentir. Cuando acabo yo, en mi mente tengo las imágenes de mi marido completamente penetrado y gimiendo de placer.

Confesión relacionados
Mis Hormonas!

Intentamos trios, me he sentido plena y lo disfruto al máximo pero nunca con el morbo como en nuestras relaciones de pareja. Y además, los recuerdos que nos dejan esos encuentros tampoco alimentaron realmente nuestras relaciones siguientes, nos han contado parejas que les sucede eso pero aún no es nuestro caso.

He probado con una mujer, ese encuentro me lleno de morbo y erotismo, me gustó mucho esa experiencia de sentir su boca y su sexo, no tengo realmente un deseo por ellas, pero me atrae el saber que está para compartirla, en el momento que la desee. Otros hombres que he compartido tampoco me han volado la cabeza. Como experiencias de pareja, hemos tenido sexo en lugares digamos “publicos” y recuerdo esas situaciones como de mayor calentura .

Este año comenzamos a tener citas con un conocido de mi esposo para realizar tríos, un lindo macho y se cojen entre ellos, no se imanan como me calienta verlos..! me gusta ver como se acaban en la boca. Siempre lo beso después y compartimos la leche, tragamos ambos juntos. Naturalmente siempre el invitado me quiere cojer a mi, él sabe que yo siempre quiero disfrutar su verga. Cuando se da ese encuentro necesito la pija de mi marido en la concha; el culo me lo puede hacer el invitado y la boca es del que esté por terminar, mi marido me llena la concha o se ayuda con la mano y me llena la boca; al otro siempre le pido que me acabe de verdad porque cojemos con forro pero me gusta sentir su leche en mis senos y labios.

Confesión relacionados
Camilo

Tenemos incluso encuentros con otra pareja, ambos se lo han cogido a él, pero esa vez yo acabé tantas veces y tan fuerte mientras lo veía, que llegado mi turno estaba exhausta y solo quería que se fueran los invitados y disfrutar de mi marido a solas, onda tranquila. Recuerdo que le había quedado tan dilatado el ano que se lo chupé con un placer enorme a pesar de mi cansancio.

No me interesa clasificarme pero me da curiosidad: no se como definirme. Y no se adonde nos va a llevar esto pero lo único que me importa es mantener la relación con mi pareja y seguir divirtiéndonos.

Pero también pienso que si ya se lo estan cogiendo a mi marido delante mio, me re excita y me produce un morbo muy intenso, que será lo próximo… ?