Soy casada, tengo 55 anios y dos hijo2 ya grandes. Desde hace dos anios comence a conocer la vida de otra manera. Me acuesto con la del jefe de mi marido y tenemos una relacion lesbica encantadora. Nunca deje de tener sexo muy bueno con mi esposo por lo que me considero .
Dentro de esta relacion intervienen los juguetitos… y tenemos varios escondidos, pero el ultimo que compramos se llama butterfly y es un vibrador que se coloca del lado de adentro de la entrepierna de una tanga o bikini y se activa con un “control remoto” inhalambrico.
No hace mucho el jefe de mi esposo nos invito a cenar a un hotel muy lujoso en Puerto Madero.
Antes de salir de casa recibo un whatsapp de A y me pide que me ponga el “amigo”… no se bien porque pero lo hice.
Nos encontramos los cuatro y comenzamos a cenar. Pero antes fuimos al banio ambas.
De pronto, cuando ya habiamos acabado la cena y nos disponiamos a tomar un cafe, siento en lo mas profundo de mi… si alli abajo, entre los labios de mi vagina que el butterfly se mueve… no tarde mucho en ponerme nerviosa y de pronto se detuvo. La mire a A y me encontre con su mirada… esa que me pone cuando estamos ardientes.. y muy disimuladamente me muestra que me habia quitado de la cartera el control remoto…
Siguio jugando y a medida que pasaba el tiempo yo me ponia vada vez mas humeda y caliente. Mi esposo me miro y me pregunto que que me pasaba y le dije que solo era calor.
Siguio jugando asi hasta casi hacerme llegar a un orgasmo y, tal vez por mi cara de enojada, se detuvo.
Nos despedimos del matrimonio y nos fuimos cada uno a su casa… Mi esposo aun no sabe porque cuando llegamos le hice las mil y una formas que a el le agradan del sexo y tuvios unas tres horas de sexo desenfreando.
Mostrando una gran sonrisa se durmio…

Confesión relacionados
enamorarse de un compañero de juegos sexuales