Desde hace un tiempo a mi mejor amiga y a mi nos ronda una palabra por la mente…. EMPROTRAR. Estamos todo el día pensando en ello. Queremos ser empotradas. No importa donde. Paredes, Espejos, marquesinas de autobús, vagones del metro, duchas, baño…. llegamos hasta tal punto que nos empotramos la una a la otra en los ascensores… e incluso nos besamos. Lo mejor de todo es que hemos encontrado a nuestro empotrador ideal y ahora solo pensamos en que nos empotre, y si puede ser a las dos a la vez….MEJOR.

Confesión relacionados
Sus manos