Me encantaría ser el de otro hombre, que me haga su puta, vestirme de sirvienta para él o también hacerle la limpieza de su casa totalmente desnudo solo usando un collar de perro

Confesión relacionados
Un dia en el cine