Teníamos ya varios meses de salir con mi novia, ella vivía con su hermana, las dos solas en un apartamento, siempre iba a quedarme con ella, su hermana no decía nada ya que había confianza.

Un fin de semana mi novia tenia que viajar por su trabajo, así que el viernes por la mañana la fui a dejar a su trabajo y regresé a casa, en la noche llamé a su hermana que si iríamos por unas cervezas como todos los viernes, me dijo “claro, como perder eso” así que por la noche llegué a traerla y estaba con una amiga, flaca, de aspecto callada, pero con unos pechos bien formados y un buen trasero, nada que envidiar.

Fuimos al bar donde solemos ir, estuvimos bailando y tomando unas cervezas, mientras bailaba me percaté que su amiga no me quitaba la mirada de encima, cuando la miraba le sonreía en forma de saludo, ella respondía con una sonrisa.

Siempre que llegaban a sacarla a bailar, ella no aceptaba, así que me llamó mi y me dijo que sacara a bailar a su amiga, puse un poco de resistencia y luego la saqué a bailar, tenia muy buen quiebre de cintura, sabia moverse bien, por un instante imaginé como sería en la cama, podría cabalgar perfectamente. Poco a poco se llenó la pista de baile, al grado de no poder moverse con tanta libertad, mientras sonaba la música algunos nos empujaban por lo lleno del lugar, yo la abracé para cubrirla, ella se acercó a mi y me dijo que le gustaba como olía. Nos quedamos bailando así abrazados un buen rato, poco a poco bajé mis manos hasta quedar sobre su trasero, ella no dijo nada, así que logré tocar su pequeño pero redondeado trasero.

Confesión relacionados
Enamorada de una mujer casada

Mientras pasaba el tiempo y ya con algunas cervezas, fuimos bailando mas sugestivos, pero lo mejor era cuando ponían música tranquila, ya que la abrazaba y tocaba su trasero.

Al pasar el tiempo mi cuñada dijo que ya quería irse a dormir, las llevé a su casa, al llegar me dijo que porqué no pasaba, como si no hubiera confianza, así que entré y me recosté en la cama de mi novia, sin darme cuenta me quedé dormido, cuando desperté ya estaba apagado las luces del apartamento, cuando caminé al cuarto de mi cuñada estaba ella dormida en cama, así que sin hacer mucha bulla caminé al baño, cuando intenté entrar al baño choqué con la amiga, en mi borrachera y sueño se me había olvidado la amiga, quedamos frente a frente, le dije que disculpara y la abracé para desearle feliz noche, cuando me acerqué a darle un beso de saludo, se lo dí sin mover la cabeza, pensando que ella voltearía para darlo en la mejía, pero no se movió y se lo dí en los labios, los dos reímos callados, nos miramos y me lanzo a besarla, afortunadamente ella me devuelve el beso, fue unos segundos, luego nos separamos y se fue a dormir, se acostó en la cama de mi cuñada, yo salí del baño y me fui a la cama de mi novia adormir.

Confesión relacionados
Atración prohibida

Intentaba dormir pero no podía dejar de pensar en la amiga de mi cuñada, la forma que nos habíamos besado y el cuerpo rico que tenia.

Me agarré de valor, me levanté y fui al cuarto de mi cuñada, me acerqué a modo de no hacer bulla, le toqué los pies a la amiga a lo cual despertó, le hice señas que no hiciera bulla, para no despertar a mi cuñada, le dije que me siguiera, regresé al cuarto y esperé que entrara. Cuando entró la amiga al cuarto sin dejar que pensara me lancé a sus labios y comencé a besarla, la levanté de su trasero y la acosté en la cama, comenzamos a besarnos mientras le quitaba la blusa que le había prestado mi cuñada, no tenia sujetador, así que quedaron expuestos sus lindos pechos, eran pequeños pero bien firmes, se notaba que no se los habían tocado mucho, pero no desaproveché la oportunidad, me los comí, me entretuve bastante besando sus ricos pechos, los mordía, miré su cara que le dolían cuando se los mordía pero apretaba mi cabeza contra sus pechos, por lo que seguí haciéndolo, después me quité la camisa he hice que me quitara el pantalón, cuando terminó de quitar el pantalón, subió a besarme y siguió besando todo mi cuerpo hasta llegar a mi miembro, tímidamente lo agarró, al principio se negaba a chuparlo pero empujándole la cabeza hice que se lo tragara, comenzó esa rica chupada, se notaba que no tenia experiencia, pero se la comió completa, cuando estaba por terminar, le separé el rostro y puso las manos para evitar mancharse la cara, la agarré las manos y le llené la cara de semen, ella hizo un ruido de asombro, pero la callé rápido por temor que despertara mi cuñada. mientras se limpiaba le besaba su trasero, comencé a besarle su concha, estaba húmeda, muy rica, pequeña, le metí los dedos y podía sentir lo apretada que estaba, la recosté y le seguí besando su concha, estaba muy húmeda, así lo hice hasta noté como hacía pequeños gemidos, tratando de ocultarlos, luego la puse en cuatro y comencé a cogerla, estaba muy rica, muy apretada, podía sentir un poco de resistencia en su rostro de que la cogiera, pero al mismo tiempo hacia pequeños gemidos de placer, lo que hacia que le diera mas y mas, hasta acabar de nuevo. Fui a buscar papel para limpiarnos y ella fue al cuarto de mi cuñada y yo me dormí.

Confesión relacionados
Confesión de infidelidad II

Al día siguiente desperté temprano y fui a casa, el domingo por la tarde llegó mi novia y la fui a traer, al llegar a su casa estaba mi cuñada y le contamos que habíamos ido a bailar y tomar como siempre, y fue cuando mi cuñada dijo que nos había acompañado una amiga que venia de visita pero que ya se había ido de regreso. Nunca más volví a verla ni saber de ella, pero fue una aventura rica de recordar.