Soy un hombre casado de 45 años, con mi señora siempre hemos tenido buen sexo sobre todo en los primeros años después que nos casamos, y como todo luego la llama de la pasión se va apagando poco a poco hasta que llegan los hijos y lo acaban todo ya que mi esposa queda centrada en ellos como buena madre que es, y por esta razón hace poco se me despierto un interés nuevo de poder conocer a chicas jóvenes para tener una aventura, el tema es que no tenía en mi trabajo ni en mis actividades cotidianas este tipo de chicas como para poder tener un acercamiento del tipo sexual, entonces fue que encontré navegando por internet un sitio donde se publicaban y ofrecían chicas escort y vi la oportunidad perfecta para poder tener una nueva amante aunque esta sea de pago, de esta forma, es que empecé con una pendeja de 22 años la cual me trata como un amante total, con besos y mimos en los momentos que estoy con ella. Después de pasar unos meces con esta chica empece a cambiar y a encontrarme con otras nuevas también muy jovencitas, y así ya voy recorriendo casi todo el sitio probando cada una de ellas o al menos las que mas me atraen, “me estoy convirtiendo en un adicto a las chicas de compañía!!” y lo peor de todo es que mi mujer está empezando a preguntar cosas un poco sospechosas, creo que se está dando cuenta que la estoy engañando y nose que hacer si seguir visitándolas o tratar de aguantarme, aunque ya me cuesta mucho romper con el hábito, aparte son unas nenas muy adictivas y te saben calentar para que siempre regreses, no sé qué hacer!.

Confesión relacionados
Secretos guardados