Luego de una buena cena los tres nos fuimos al living, donde seguimos nuestras charlas, habían pasado tres horas mas o menos de haber comenzado nuestro dialogo donde nos terminamos dos botellas de champagne, yo me recosté en el sofá, aun recuerdo que C me pidió de retirarnos que ya era tarde, con sus ojos mirándome fijamente y muy picaros, intuí cuál eran sus intenciones, le comenté que no se podía manejar así, se había desatado una intensa lluvia que caía en ese momento, era un verdadero temporal de agua y viento,esperemos a que calme algo la tormenta le dije.. M nos pidió que nos quedáramos hasta que las condiciones mejoraran para no arriesgarnos a sufrir un inconveniente en la calle, comentario muy razonable que C acepto de inmediato.
pasadas las dos de la madrugada me dormí cómodamente allí, producto del cansancio y de las copas ingeridas, ella todavía con mucha pila se quedo charlando con él y abriendo otra fría botella.
No se exactamente la hora en la que abrí los ojos, pero era ya amaneciendo, había dejado de llover, me levante del sofá y no vi ni a mi esposa ni a M cerca de la sala y camine despacio pensando que él ya estaría dormido y seguramente mi mujer en otra habitación se había ido a dormir. Me dirijí por un pasillo que lleva a las habitaciones con baño y vestidor incluidos que tiene la casa, la puerta mas cercana estaba entre abierta y me asome esperando ver a C durmiendo, pero no estaba al ver la cama vacía y fue cuando mi mente reacciono y algo muy caliente corrió por mi cuerpo, al mismo tiempo que llegaron a mi cabeza algunos pensamientos, pero aun queria creer que mi esposa estaría en el baño, fui hacia el, abrí la puerta y estaba vació.
Ya intrigado y pensando miles de cosas me acerque a la ultima puerta que estaba cerrada, me acerque a ella y pegue la oreja para oír si escuchaba ruidos y fui impresionante reconocer la voz excitada de C diciendo “asi, asi, seguí asi” mientras se escuchaba el inconfundible sonido que hacen los cuerpos que se están entregando al sexo .
Estuve a punto de abrir la puerta y descubrir a los dos amantes, pero algo me hizo esperar afuera y cada segundo que escuchaba los gemidos y las palabras que decía mi esposa me causaron una sensación indescriptible que nunca había sentido, cambie mi coraje por una excitación casi insoportable y termine escuchando por unos 20 minutos mas, como mi mujer le decia “hay, hay voy a acabar, voy a acabar, no pares, no pares, asi, asi…! y casi de inmediato, escuche su clásico suspiro cortado que anuncian su orgasmo, ella ya no volvio a hablar, pero M seguía penetrándola con su verga en quien sabe cual posición, mientras C hacia lo mismo que hace conmigo que es esperar a que termine, después de escuchar a M cuando le decía que estaba acabando, y que ella se lo estaba cogiendo muy bien le decía él… yo me fui rápidamente de la puerta y me volví a acostar en el sofá.
Escuche cuando ingresaron al baño en suite juntos a ducharse, primero salio mi esposa y en cuanto ella salio, M la alcanzo en la puerta del otro dormitorio y se besaron apasionadamente, C le dijo “No ya no, no estuvo bien esto, por favor olvidemos que esto paso” el le dijo “no pasa nada, sos una mujer increíble y no pienso decir nada a nadie” y aunque ya no escuche mas nada, me di cuenta que él y ella se volvieron a besar largamente, luego se metió en el dormitorio que yo había visto antes vació.
No me pude dormir, pero tampoco fui donde estaba C, pero me masturbe intensamente recordando los gemidos eróticos que escuche tras la puerta, me imaginaba a mi mujer cogiendo con él y yo mismo estaba sorprendido, porque me había excitado mucho oírla entregada a otro hombre y escucharla como disfrutaba la verga de su ocasional amante.
Después de unos días, mientras hacíamos el amor, le pregunte si le gustaría un trió con otro hombre, ella me confesó que esa noche de lluvia, se había cogido a M, le contesté que los había escuchado detrás de la puerta, ella me confesó que le gustó mucho entregarse a él y que deseaba sentir la verga de ese macho dentro de ella nuevamente .
Ya se han encontrado solos en varias ocasiones, porque aunque él esta en pareja, a ambos les gusta mucho coger juntos, a veces participo de a tres, en otras cuando mi mujer regresa de sus encuentros con él comienza contarme con detalles como se lo garcha,mientras nosotros cogemos, hasta ahora es como incentivar la llama de la pasión y el morbo que a nosotros nos gusta disfrutar ya vamos a incluir a Lu su pareja para estar los cuatro y que también ambas puedan disfrutarse juntas.

Confesión relacionados
En su día,...ahora soy cómplice