Primero que todo, espero no herir las sucetivilidad de ninguno de los lectores, pero debo aprovechar y confesar las cosas que en público no diría y hacen parte de la vida íntima y de las cosas que uno procura queden en secreto.

Soy casada hace 5 años, pero hace un año iniciamos con las prácticas swinger; para mí no fue por curiosidad, como lo fue para mi marido; yo deseaba experimentarlo. Para mi esposo todo fue por morbo realmente. Pasado el primer mes yo había estado con mi esposo y varias parejas, y practique lesbianismo y estuve a solas con otro hombre.

Me pareció que todo marchaba muy bien, pero mi marido inicio con ataques de celos; me pareció normal, pues yo su mujer ahora había disfrutado tanto o más el sexo con otros hombres, como con él. Me tomó mucho tiempo y amor serenar su dolor. Yo pensé que mi experiencia en el mundo swing el habían terminado por completo, pero mi esposo me propuso seguir; y ahora se tiraba la soga al cuello por el morbo, a mis espaldas investigó y se contactó con una “comunidad” swinger que celebraban fiestas en nuestra ciudad. Para mí fue algo que me impactó y me excito mucho y no dude en darle mi aprobación de ir a esa fiesta.

Confesión relacionados
Una musa de 20

Al llegar nos dieron la bienvenida al “grupo”, eran unas 10 parejas de todas las edades, de estas nosotros seríamos unas de las más jóvenes y de las menos experimentadas, la verdad no habían chicas atractivas y si hombres apetecibles; yo le comenté esto a mi esposo, pero a él le pareció bien. En esa primera velada me nos limitamos a estar solo con una pareja pero mi esposo prefirió no estar juntos y estar separados; yo no sé qué hizo mi marido y el no se enteró de lo que yo hice; mi encuentro con ese tipo paso fuera de lo normal tuvimos sexo pero además el “invito” a dos tipos y yo acepté estar con los tres, hace mucho tiempo deseaba una orgía y aprovecharía la ocacion. No diré detalles, pero aquello que vemos en el porno, al traerlo a la vida real es muy fuerte y extremo. Yo practiqué todo, cada una de las cosas de las que se posibles con varios hombres, algunas con miedo otras con un poco de dolor; pero en general yo quede enamorada de la experiencia. Al llegar a casa mi esposo me dice “jamás volveremos con esa gente, escuché el rumor de que una chica se fue con 3 tipos a la cama, con eso no puedo lidiar”, me quede en blanco esa era yo.

Confesión relacionados
Necesito hacer algo ya!!

Pasó otro mes y por completo abandonamos las prácticas swingers, y todo a la normalidad “aparentemente”, pues a mí los recuerdos de mi experiencia me perseguían y me hacían mastubarme a escondidas para sofocar esas sensaciones. El mundo es pequeño y un día al tomar el metro me encontré con uno de mis amantes de esa noche, tuve pena, miedo y ansiedad; el tipo me saludo amistosamente y débilmente sostuve una plática con el, y mi error se hizo mayor y le di mi número celular. Me despedí y me fui, literalmente corriendo; al llegar a casa un grupo de whatsapp me agrego; eran los 3 tipos hablándome y proponiéndome un encuentro más, lo pensé por más de 15 días, y noche tras noche mi conciencia me torturaba, un día respondí y la conversación se subió de tono, y me cite con ellos. El encuentro fue mucho mejor que nuestro primer encuentro.

Desde ese día, llevo ya 5 meses y 15 días de plena relación adúltera y la más indecorosa, no me atrevo ni ha mencionar los “hábitos” que he adquirido sexualmente con estos hombres, mi esposo no es todo; él nota que mi apetito es más voraz cuando estoy con él y vengo del trabajo, o altas horas de la noche ” por motivos de trabajo”…. Una vez le pregunte sobre el tema de las orgías pues ya hemos estado con otras parejas en el pasado, a lo que él me dice “es que ya es difícil verte con otro hombre, ahora con varios….me perturba la imagen”.

Confesión relacionados
sexo con la au pair

A mi esposo le he contratado chicas, con las que hemos estado los dos y las hemos disfrutado juntos, pero por puro remordimiento. Pues hace 5 meses y varios días, yo al menos una vez o dos a la semana, me encierro con 3 vigorosos hombres a disfrutar del sexo con ellos, me les entregó por completo, me esmero en ser muy cómplice de la faena, los seduzco …..y ya sentimos ese vínculo amoroso que se dan en el noviazgo.

Lamento si los perturbó, lamentó que mi esposo sea el que pague la deshonra …pero jugó con fuego y pienso decirle y pedirle el divorcio pronto. Fue muy liberador escribir estas líneas y dejar de lado la mojigatería y línea a línea reafirmar que lo que he vivido, es a conciencia y soy consciente de lo que hago