ya no soy un jovencito cuando la conocí sentí que siempre sería mi mejor amiga teníamos un montón de afinidades pero ella pertenecía a otro barrio no era de mi grupo social aunque empezamos a tener relaciones muy jugosas yo nunca confesé que me volvía absolutamente loco… su olor me excitaba tanto que no podía disimular la erección y si estaba cerca la tomaba y nos metíamos algún lugar a desahogar la tensión han pasado los años la vida dio sus vueltas tengo hijos ,esposa una posición que defender pero volvimos a coincidir …ella abandono a su esposo y seguimos sintiendo el mismo ardor juvenil
calzarmela … sintiendo como responde su vagina a mis embates… y como me hundo en una voragine de placer que me corta el aliento y ese olor que me transporta incluso después de la eyaculación, ni la moral ni las buenas costumbres han conseguido que la olvide nunca

Confesión relacionados
otros hombres