Yo he sido toda mi vida infiel. Soy treintañera, tengo varias relaciones a mis espaldas y en todas y cada una de ellas he acabado siendo infiel a mi pareja. Cuando era más joven pensaba que lo hacía porque las discusiones constantes me llevaban a buscar amor y cariño fuera de la relación. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que esas discusiones en cierto modo las provocaba yo, ya que cuando se acababa la pasión en la relación (y yo creo que siempre se acaba) ya no me sentía nada cómoda, estaba constantemente irritada e irritable, lo que derivaba en las inevitables discusiones y en las mencionadas infidelidades.

Ahora me acepto tal y como soy. Soy infiel. Mucho. Necesito de vez en cuando subidones de adrenalina, pasión. Necesito seducir a alguien nuevo, besar unos labios diferentes y tener nuevas experiencias sexuales. Tengo una relación que marcha formidable desde hace más de 5 años, pero también tengo amantes. Cada 2-3 meses suelo acostarme con chicos que no son mi novio. También mantengo sexo cibernético con alguno de ellos. Y me gusta escribirme guarradas con chicas.

Aun así, no me siento culpable. Porque si no tuviese estos momentos de desahogo, sé que no aguantaría con mi novio. En cierta medida, la relación funciona porque no me agobia el hecho de tenerle que ser fiel para toda la vida. Además, él no sabe nada. Le trato con muchísimo amor. Y sobre todo, hago todo lo posible porque no se entere, porque supongo que si lo hiciese, le dolería mucho saberlo.

Confesión relacionados
Nos conocimos en una red social

Pero yo necesito tener aventuras con gente diferente. Es sólo sexo. Además, estando con los chicos me doy cuenta de lo bien que estoy a nivel de amistad, confianza, complicidad… con mi novio. Pero en el caso del sexo necesito experimentar.

Este es mi primer post. Para que me conozcáis. Os iré contando más historias de mis infidelidades en los siguientes…

Besos a tod@s

Paula