Soy un infiel sin remedio. Me encanta seducir a mujeres casadas, sobre todo si son mayores que yo. Me encanta hacerlas disfrutar, llevarlas al éxtasis y que me hagan disfrutar a mí con ellas. Y por supuesto, me encanta compartir con ellas esos ratos de cama post sexo, que son absolutamente deliciosos.

Ahora me mudo a Londres, y espero encontrar alguna amiga para compartir buenos momentos. Si conocéis alguna, no dudéis en hacérmelo saber.

Confesión relacionados
Lloro cada dia por ser asi