Hacemos un juego? ¿Soy tuya y tu eres mío? Si es así, en el siguiente encuentro muérdeme suavemente mi oreja izquierda y sabré que eres tú… aún así no diré nada para mantener el secreto.

Confesión relacionados
“Super sexo a los 50, o 50 luces sobre 50 sombras”, otra vez!