Cuando joven tuve una novia me gustaba mucho, pero no teniamos sexo solamente nos acariciabamos nos masturbabamos, pero sin penetracion, Asi estabamos durante bastante tiempo y en una ocasion me dijo que una amiga de ella tenia sexo con su novio y que se sentia muy bien lo hacian en su propia casa cuando no estaban los padre.Ella me convencio y fuimos a un motel y fue maravilloso se comporto como una buena hembra se quito la ropa nos besamos le mame los senos exquisitos su sexo y ella tambien me supo corresponder mejor de lo que pudiera haberme imaginado, lo mejor fue sentir como tenia orgamos unos tras otro y yo poder eyacular dentro de su riquisima vagina, por primera vez habiamos conocimos algo que nos dio mucho placer al punto que en la actualidad tenemos 9 hijos y seguimos disfrutano todas las noche como recien casados

Confesión relacionados
Iniciando mi doble vida 3. Primera infidelidad