Tengo 30 años, soy heterosexual, y no tengo ninguna experiencia sexual de ningún tipo. Cero. Ni siquiera tímidos besos de adolescente. De joven nunca sentí la necesidad de ello, y de hecho, hasta hace bien poco, tampoco. Ahora, uno va poniendo años, y es más la sensación de querer tener a alguien a tu lado más que otra cosa, pero me encuentro que, cargado también de complejos, no se como enfocarlo. Me preocupa… a ratos. Y no se cómo enfocarlo.

Confesión relacionados
Soy fetichista de pies.