Soy fetichista de pies. Bueno, esto que me pasó, es un relato fetichista, que se dio sin buscarlo y totalmente esporádico.

Hace un par de años cuando estaba en la universidad fui con unos amigos a ver un partido de futbol, al final del partido se dio la circunstancia de que una amiga y yo nos quedáramos solo en las gradas y ya estaba oscureciendo. Ella traía una sandalias hermosas y sus pies eran de verdad preciosos y yo se lo hice saber. Ella sonrió, y me dijo gracias. Yo le dije que sus pies estaban muy bien cuidados y ella respondió que le gustaba tenerlos cuidados y bonitos y que los hombres que conocía no le daban importancia a eso. Cabe mencionar que la chica es muy guapa y tiene un hermoso cuerpo. Yo al ver que le gustaba mucho que le chuleara sus pies lo seguí haciendo. Estábamos sentados y ella subió sus pies a mis piernas y me preguntó que si sabia dar masajes en los pies, en ese momento yo presentía que iba a pasar algo más.
Le quité sus sandalias mientras ella sonreía, y comencé a dar el masaje.
Viendo que ella lo disfrutaba mucho, decidí confesarle que me encantaban los pies, era fetichista. Ella con un sonrisa me dijo:qué te gusta hacerles a los pies? Yo respondí que tocarlos, masajearlos, lamerlos y besarlos. Ella me dijo que si no me disgustaba el olor de los pies y respondí que para nada, era algo que me encantaba.

Confesión relacionados
amor

Y ella sin temor alguno me dijo que oliera los sus pies, lo hice, olí entre sus dedos y era un olor muy excitante y se lo dije. A partir de ahí ya no hubo preguntas. Comencé a besar y lamer sus pies ya no hubo palabras, pero por su cara de excitación sabía que ella lo estaba disfrutando mucho.

Después, ya los dos muy excitados nos fuimos a mi casa y tuvimos una tarde de sexo increíble. Hicimos de todo con los pies, ella quería experimentar todo.

Al final ella me confesó que siempre le había gustado que le tocaran y besaran los pies, pero nunca se lo había pedido a ningún chico y que lo disfruto mucho.

Bueno, es solo una pequeña anécdota que me pasó, a partir de ahí, yo con las mujeres con las que he estado les confieso mi fetiche por pies, ya no me da temor hacerlo. Y sorpresivamente la respuesta ha sido positiva.