Tengo 40 años y desde los 30, edad en la que los descubrí buceando en páginas de internet, me masturbo asiduamente viendo porno transexual. Al principio pensé que sería una moda pasajera y que pronto lo olvidaría, pero el tiempo ha ido pasando y ya he llegado a un punto en el que no hay nada que me excite más. Soy incapaz de tener una erección si no es viendo a una de esas magníficas mujeres con polla. Me ponen a cien, me encanta ver esos cuerpazos perfectos de mujer sodomizando a un hombre por detrás mientras éstos se retuercen de placer. Es una delicia ver cómo gimen, llegan al orgasmo y descargan toda su leche en la cara, la boca o el culo de esos hombres. Y lo que más me gusta es que digan que esos hombres eran heteros.

Supongo que debería dejar que fuera una fantasía y pasar a la acción, follarme a una de estas diosas con pene. Pero soy prudente y sé los riesgos que conllevaría acostarme con uno de ellos: peligro de contagios de enfermedades de transmisión sexual (el condón no es efectivo al 100% en estos casos), sida, por no decir que casi la única oportunidad que tengo de conseguir hacer mi fantasía realidad sería pagando a una profesional, y esto ya no sería tan excitante puesto que lo hacen por dinero, y eso hace que follar sea algo forzado y automático, no hay deseo por su parte… no es lo mismo.

Confesión relacionados
Mi esposa, me somete..!!!

He leído en muchos sitios que por gustarte este tipo de sexo, se te considera gay, homo o simplemente un marica reprimido. NO estoy para nada de acuerdo. Soy incapaz de fijarme en un hombre y muchos menos excitarme; joder, es imposible… ni aún que me pagasen por hacerlo. Necesito un cuerpo y una cara de mujer, y si es con polla, mucho mejor. Estoy casado y tengo hijos, pero jamás le he contado esto a nadie, aún vivimos en una sociedad muy hipócrita, llena de complejos, prejuicios y falsedades. Personalmente no tengo ningún problema moral en admitir esta pasión oculta que tengo, en gozarla, disfrutarla y hacerla cada día más intensa; no sufro ningún tipo de remordimiento, al contrario: me alegro de haber descubierto este lado mío. Es la sociedad, en este caso mi entorno más cercano, familia, amigos y mi mujer, los que no están preparados para escuchar una confesión así. Al que lea esto le dará igual, al fin y al cabo no nos conocemos de nada, nunca nos vamos a ver cara a cara, y aún en el remoto caso de encontrarnos en algún lugar, jamás sabríamos quien es quien.

Así que creo que me conformaré con darme gusto en solitario y seguir fantaseando con estas amazonas del placer, las mujeres más completas que todo hombre que se precie.