El otro día descubrí un nuevo fetiche: las bragas usadas. Todo empezó cuando estaba cenando en casa de un amigo y fui al baño y vi algo que salía del cesto de ropa sucia que me llamaba la atención… Era de color fucsia y al inspeccionar la prenda vi que era un microtanga super sexy de la novia de mi amigo. Lo cogí entre las manos y apreté el material contra mi nariz y olí fuerte, en seguida tuve una erección y me hice una paja rápida. La novia no me cae ni bien ni mal, pero ahora como sé que bien huele, quizá la próxima vez que vaya, me llevaré unas bragas del cesto de ropa sucia durante unos días y se las devolveré más adelante. He escuchado que se pueden comprar en internet pero ¿cómo sabes si son auténticas?

Búsquedas populares a esta página