Estabamos los tres juntos de marcha de alcohol y música, ellos son pareja desde hace treinta años, dos hijas, él busca partidas donde jugar, ella está aburrida, son altos guapos y saludables, 50 años. Yo soy su amigo desde hace poco tiempo, soy bajo, regordete y graciosillo, también tengo 50, soy casado y con dos hijos. Esa noche de marcha después de despedirnos a las 4 de la madrugada y camino de mi casa ella me envia un sms que acuda que se ha caido y está sola, él se ha ido a casa a dormir. Voy corriendo, y debajo de un puente de una autopista me la encuentro y hablamos un rato, ella decide besarme y yo aturdido no sé como reaccionar. Nos besamos apasionadamente, pero sin sexo y nos despedimos. Eso fué hace tres años, yo la persigo, le hago regalos inimaginables, solo he conseguido besarla unas cuantas veces más. Me destrozo masturbandome, ella lo sabe, y creo que él también. Estoy totamente obsesinado, quiero follarla hasta el infinito. Ella solo hace que calentarme. También es amiga de mi mujer. ¿Me moriré sin follarla? Casí seguro que sí, pero sigo intentándolo.

Popular searches to this page
  • tacos altos
  • obsecion extrema
  • casado