Desde que tenía 8 años sentía una profunda fascinación ante ciertos objetos, como guantes, máscaras… Cada vez que tenía que ir al dentista una sensación me recorría por dentro desde los pies hasta mi cerebro, mi pulso se aceleraba de una forma muy notoria cada vez que veía a alguien con gafas, guantes, botas altas, mascarillas…

No fue hasta los 18 años que comprendí en cierto modo lo que me sucedía, mi atracción hacia estos objetos era algo sexual. Lo comprendí y decidí meterme en este mundo poco a poco por mi cuenta, es mi gran secreto, aquel que jamás contaría a nadie. Mi atracción es casi como una obsesión, jamás olvidaré la primera vez que me compré una máscara de gas, me la puse, me aislé del mundo y dejé que mis manos hicieran el trabajo, fue el mejor orgasmo de mi vida. Apenas he tenido oportunidad de conocer a ninguna chica para poder llegar a tener un cierto nivel de confianza tan profundamente íntimo en el que confesar esta particularidad. Todavía le doy vueltas a mi cabeza, si, llegado el día en que esté con alguien seré capaz de confesar mi gran secreto y poder compartirlo con ella

Popular searches to this page
  • pies