Tengo una doble vida. Por un lado puedo ver a las mujeres y sentir excitación, también estando con una pero no se compara a
sentir el miembro viril de un hombre.
Cuando era joven,  tuve encuentros …primero me ponía el pene entre las nalgas
y me sentía todo nervioso, después me hacia que se la chupara. Tuvimos sexo por algún tiempo hasta que súbitamente terminó.
Tuve novias y no fue hasta los 35 años que empecé a sentir deseo al ver penes en videos pornos heteros.
Contacté por medio de un chat ggaya una persona, nos vimos y me hizo chuparle su pene y me penetró. Cuando regresé a casa me sentía muy mal una cruda moral que me hacía pensar en como había podido disfrutar unas horas antes y después sentirme tan mal.
A partir de esa experiencia empecé a tener mas y poco a poco fueron disipándose esos remordimientos.
He tenido algunos encuentros sexuales siempre de manera muy discreta y me he dado cuenta que me gustan personas maduras de 50 a 60 años.
Cuando estoy con una persona madura me siento totalmente sumiso y entregado.
Sentir los penes muy gruesos es mi mayor excitación e invariablemente se apodera de mi una sensación de sumisión cuando estoy con un hombre, cosa que me excita mucho.
Pienso llevar ésta doble vida siempre, nunca saldré del closet.